Bienvenido 2021

0
3958

¿QUIERES DARLE LA BIENVENIDA AL AÑO NUEVO 2021, CON GRATITUD Y ESPERANZA?

Hand photo created by wayhomestudio – www.freepik.com

Y el año 2020, se convirtió de la nada en lo que parecería la novela de ficción ¡más aclamada de Stephen King!

Un virus puso al mundo en un caos total, todo se detuvo súbitamente cuando nuestras vidas iban a una velocidad jamás antes vista. No hace falta decir que, las políticas restrictivas como la “Sana Distancia” atentaron cruelmente contra nuestra propia naturaleza de seres sociales porque conectar con la gente nos da sentido de pertenencia, el cual es crucial para el bienestar general.

Así, transcurrió todo un año en el que fue inevitable mirarse al espejo para iniciar un diálogo tan incomodo, como forzoso con nosotros mismos (a modo de introspección)

Pero y, ¿a qué viene todo esto? Pues simplemente te invito a replantearnos como queremos vivir este año nuevo 2021.

Y el punto de partida es el siguiente:

Reflexiona sobre tus experiencias más significativas en esta pandemia que te impactaron positivamente y por las cuales estás agradecido; en lugar de hacer una lista interminable de ideas, sueños, deseos, caprichos y fantasías, que disfrazamos como propósitos de Año Nuevo.

El único propósito, es revisar ¿en qué términos ves tu vida? ¿Eres fatalista o entusiasta? y ¿qué tan apegado estás a tu perspectiva? ¿de quién lo aprendiste?

Si bien es cierto, nuestras experiencias influyen en nuestra forma de ser, también lo es que no siempre es con un tono negativo. La frase más trillada sería “Yo soy así ___________, porque mi papá o mamá fue _________________, conmigo”

Te cuento que los seres humanos “calificamos” o “etiquetamos” todo lo que miramos. Nuestros sentimientos califican constantemente todo lo que ven a nuestro alrededor, pero cuántas más personas vean una cosa de una cierta manera, esta se convertirá en lo que esas personas quieren que sea y así se crea la Consciencia Colectiva. Por ejemplo, si suficientes personas ven el sexo como algo dañino, este se manifestará así, como dañino para la humanidad.

Entonces ¿ser fatalista o entusiasta? Eso depende de nosotros, puesto que las crisis o conflictos nos dan la oportunidad de observar con sabiduría las lecciones que la vida nos muestra. Antes de sucumbir a la constante queja y calificar como infernal el año 2020, cuestiónate que tan honesta, responsable y objetiva es tu perspectiva.

¿Cómo lograr este reto? Ten en cuenta la siguiente historia, para darle un giro a tus pensamientos negativos y sustituye el “¿Por qué a mí?”, por el ¿Para qué? y ¿Qué tengo que aprender de esta experiencia?

Victor Frankl, fue un sobreviviente de los campos de concentración, padeció hambre, frío y brutalidades, varias veces estuvo a punto de ser ejecutado, totalmente vulnerable sin tener la certidumbre de lo que le pasaría durante todos esos años.

Como psiquiatra, observo que algunos de los prisioneros como él, mostraban una actitud de esperanza que los ayudaba a superar las dificultades y encontrar un sentido a sus vidas. Y en su libro, “El hombre en busca de sentido” deja ver a través de la siguiente frase que cada uno es responsable de sí mismo, ante los demás y ante la vida: 

«Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas, elegir la actitud de uno mismo en cualquier circunstancia, elegir nuestro propio camino». Victor Frankl

Recuerda que la única constante en la vida es el cambio, porque es parte de la evolución y del ritmo inmutable del universo.

Si en este momento estás pasando por un momento difícil, te comparto este ejercicio que te ayudará a recuperar la esperanza y seguir adelante con tu vida:

  1. Reserva un momento de tranquilidad, tanto a nivel físico, mental y emocional, en uno de tus lugares favoritos donde estés cómodo y seguro;
  2. Cierra tus ojos durante unos 5 minutos, respira profunda y suavemente, centrando tus pensamientos en varios momentos donde irradiabas felicidad en su plenitud;
  3. Después de recordar esta sensación de felicidad, escribe las cualidades que más te agradan de ti. Por ejemplo, tu sentido del humor, lo compasivo que eres con los demás, tu habilidad para hacer negocios, etc.;
  4. Ahora describe como estas cualidades te han impactado positivamente y a los demás. Por ejemplo, en la preparatoria daba tutorías a mis compañeros y con el dinero me compraba cosas.
  5. Por último, observa cómo puedes afrontar este momento difícil apoyándote de tus cualidades, pero principalmente reconoce el potencial que hay en ti y date la oportunidad de explorarlo.

El universo no conspira en nuestra contra, solo nos pone pruebas que nos hacen sentir totalmente vulnerables, pero si volteas a ver a tu alrededor todos estamos expuestos, incluso los animales y las plantas. Sin embargo, cada uno de nosotros tiene el poder para recuperarse, la determinación para seguir adelante y la confianza de dar cada paso lo mejor que podemos hacerlo.